Elegir mi colchón

 

¿Sueles dormir solo o acompañado?

Si duermes acompañado, tienes varias opciones, por ejemplo, un colchón de látex o uno de muelles embolsados ayudan a mantener la independencia de movimientos de las dos personas que comparten cama. No obstante, si la diferencia de pesos es muy grande, quizá lo mejor sea dormir con dos colchones unidos, cada uno adaptado a las condiciones del usuario.

¿Cuánto mides?

Para que el colchón sea adecuado, el largo del mismo debe ser de unos 10 centímetros más que la altura de quien dormirá en él.

¿Cómo elegir un colchón en función de nuestro peso?

Si pesas bastante, lo ideal son colchones firmes, que te proporcionen una buena sujeción. En el caso contrario, si eres una persona ligera necesitas un colchón de mayor flexibilidad, los cuales se adaptan fácilmente a tu forma y reparten mejor el peso

¿Cómo te gusta el descanso?

No sólo depende el gusto en esta decisión, sino también la salud de nuestra espalda. Un consejo para saber cuál es la mejor firmeza del colchón para nosotros es tumbarnos boca arriba con las piernas estiradas. Si notas que la columna está correctamente apoyada en el colchón y que no se forma un arco, es que el colchón es adecuado para ti.
Ese colchón, a su vez, debe ser firme y recto pero mullido a la vez, para que se pueda adaptar a la forma de nuestra columna.
Hay fabricantes que recomiendan escoger la firmeza del colchón basándonos en el peso de la persona que lo vaya a usar. Así, recomiendan un colchón blando si pesas menos de 70 kg., uno medio si pesas entre 70kg. y 100kg. y uno firme si se superan los 100kg.

¿Qué sensación prefieres?

En este punto caben muchas posibilidades. Por ejemplo, si eres una persona que se mueve mucho mientras duermes, el mejor colchón para ti es un colchón algo duro que te permita girarte fácilmente.
Si tienes más cuestiones que comentar, consúltanos, somos expertos en asesorarte en el mejor colchón para ti.

El equipo de descanso es para…

En función de lo que se vaya a usar ese colchón también debe ser importante a la hora de adquirir el más adecuado. ¿El un colchón para todos los días? ¿Para tu segunda residencia, la cual usas una época concreta del año? ¿Para la habitación de invitados?

¿En qué postura duermes?

La forma de dormir también influye sobre la decisión del colchón más adecuado. Si eres una persona a la que le gusta dormir boca arriba, es decir, sobre la espalda, debes escoger un colchón más bien duro.
Si prefieres dormir de lado, el tipo de colchón que más te conviene debe tener un poco de menor firmeza, la suficiente para que el hombro pueda hundirse levemente y, así, encontrar una posición cómoda.
Otra cuestión que debes plantearte es que, si pasas calor y sudas con facilidad mientras duermes, así como si vives en un lugar cálido, los colchones de muelles son los que más te convienen, pues se ventilan mejor y son más frescos.

¿Cómo dirías que eres?

Si, por el contrario, eres friolero o vives en un lugar frío, los de espuma, de látex o colchones viscoelásticos te ayudan a conservar más el calor.

¿Cuanto te puedes gastar?

En función de tu presupuesto tendrás a tu disposición unos tipos u otros de colchones, siempre sin perder su calidad.

materiales 300_297